banner-antecedentes

En 1949 el gobierno nacional, a través de la Caja Agraria, contrató una serie de estudios para la explotación de los recursos hidráulicos del Departamento de Bolívar con la firma R.J. TIPTON (en ese entonces, el actual territorio de Córdoba pertenecía a Bolívar). Más tarde en 1952 se hizo entrega del estudio que constaba de la identificación de las potencialidades de los recursos hidráulicos del departamento para riego, control de inundaciones, navegación, drenaje y generación de energía. Este último identificó a la angostura de Urrá como el sitio apropiado para desarrollar las fortalezas existentes en materia hidrológica.

En 1979 la Empresa ISA contrató los diseños finales del Proyecto Hidroeléctrico de Urrá I y II en el Alto Sinú a través de la firma de consultoría GÓMEZ, CAJIAO Y ASOCIADOS, cediendo en 1982  el manejo del proyecto a CORELCA, empresa que firmó en el mismo año con la Unión Soviética un contrato para la fabricación, suministro y financiación de los equipos principales para la central hidroeléctrica.

Un año más tarde en 1983, se iniciaron los innumerables estudios que se han adelantado sobre  el proyecto con la realización del Estudio Ambiental del Proyecto en el Alto Sinú, efectuado por la firma Dames and Moore.

En 1985 se adjudicó el contrato de obras civiles de Urrá al consorcio sueco-colombiano SKANSKA-CONCIVILES y sólo hasta 1990 las autoridades gubernamentales aprobaron este contrato para la construcción de la central hidroeléctrica.

En 1988 se presentó una de las inundaciones más extensivas que se hayan registrado en la historia reciente del Departamento de Córdoba.

En el mismo año se definió el carácter multipropósito del proyecto, el cual debía servir para otros fines además de la generación de energía, y se consideró solamente la construcción de Urrá I. Al tiempo, la firma consultora ECONOMETRÍA entregó el informe “Perspectivas del Uso Múltiple del proyecto Urrá I”, acogido por el gobierno nacional, debido a su notable potencialidad y a la necesidad de expansión del sector eléctrico colombiano.

El 2 de octubre de 1992, al constituirse la Empresa Multipropósito de Urrá S.A, se contrataron trabajos para la fabricación, suministro y montaje de los equipos electromecánicos, con el objeto de que desarrollaran las distintas actividades asociadas al Proyecto Hidroeléctrico en el Alto Sinú. Para tal fin, se contrató a las siguientes firmas especializadas: GÓMEZ, CAJIAO y Asociados, como Consultor principal; Consorcio C.E.C., como interventor de las obras civiles principales, integrado por las siguientes firmas: Consultoría Colombiana, Estudios Técnicos y Consultores del Desarrollo; y a ENERGOMACHEXPORT de Rusia.